El pistacho y la salud

Si estás buscando un fruto seco saludable, para tomar entre horas, que te llene de energía, sin engordar; el pistacho es tu gran aliado.

Según la American Pistachio Growers y la American Heart Association, tomar unos 30 gramos diarios de pistachos sin cáscara, lo que equivale a unas 49 unidades, ayuda a reducir el riesgo de sufrir enfermedades del corazón.

Este fruto proporciona además otros grandes beneficios, que van desde reducir la incidencia de la diabetes hasta rejuvenecer la piel.

El pistacho es el fruto seco ideal para llevar encima, que aporta al cuerpo una gran cantidad de energía, optimizando el rendimiento en las actividades que se llevan a cabo en la vida cotidiana.

Estos diez beneficios, ponen de relieve el gran poder nutricional de este alimento:

  1. Reduce el riesgo de sufrir enfermedades del corazón. El Dr. Vellingiri Vadivel, en colaboración con la Universidad de Hohenheim y la Universidad de Nairobi, demostró que incluir entre 30 y 50 gramos de frutos secos en la dieta diaria reduce el riesgo de padecer patologías cardiovasculares. El pistacho en particular, es rico grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, que a diferencia de las grasas saturadas y trans, reducen los niveles de colesterol LDL o “colesterol malo” en sangre.
  2. Es el mejor fruto seco contra la diabetes (Tipo II). Como demuestra el estudio realizado por la Universitat Rovira i Virgili (URV) de Tarragona, dirigido por la doctora Mónica Bulló, los pistachos reducen los niveles de glucosa en la sangre y mejoran la resistencia a la insulina. Según Bulló “en el tratamiento de la diabetes, los pistachos son más eficaces con respecto a los demás frutos secos, debido a su alto contenido en fibra, betacarotens y procianidinas.”
  3. Mejora la vida sexual, la función orgásmica y el deseo sexual. ¿El secreto? Su alto contenido en grasas saludables, esteroles naturales de las plantas, proteínas, fibra y antioxidantes. Así lo refleja el estudio dirigido por el doctor M. Aldemir del Hospital Universitario y Centro de Investigación Atatürk de Ankara (Turquía), publicado en el International Journal of Impotence Research.
  4. Ayuda a controlar el peso y reduce la tendencia a la obesidad. Esto se debe a su perfil nutricional rico en fibra, que produce un efecto saciante y prolongado, colaborando al control del peso. Asimismo, según un estudio publicado en la revista científica PlosOne, comer frutos secos como los pistachos, tres veces por semana o más, reduce la probabilidad de sufrir obesidad, síndrome metabólico y diabetes.
  5. Favorecen la vista, con nutrientes como la riboflavina, la luteína y la zeaxantina, que actúan como antioxidantes y la protegen del daño solar.
  6. Mejoran y regulan el tránsito intestinal, ya que una ración de pistachos aporta 3 gramos de fibra, lo que equivale a más del 10% de la cantidad diaria recomendada.
  7. Mantienen los dientes fuertes gracias al aporte de fósforo, un nutriente imprescindible para la buena salud dental.
  8. Fortalecen los huesos y músculos proporcionado proteínas vegetales, fósforo, magnesio y potasio, por ello son muy recomendables para los deportistas.
  9. Reducen el estrés. El potasio y el magnesio de los pistachos contribuyen a reducir la presión arterial y la frecuencia cardiaca en situaciones de estrés. Lo ha demostrado un estudio de la Universidad Estatal de Pennsylvania, publicado en la revista Hypertension, de la American Heart Association Journal.
  10. Además, ayudan a mantenerse joven combatiendo el envejecimiento de la piel y protegiendo al cuerpo de los agentes oxidantes. Esto se debe a su alto contenido en antioxidantes como la luteína, gama-tocoferol o zeaxantina y a las vitaminas B2 y E.

Os presentamos algunas de las múltiples opciones culinarias que tiene el pistacho, para que os animéis a cocinarlas y compartirlas con familia y amigos.

Por nuestra parte, estamos abiertos a que nos mandéis vuestras recetas, nos comprometemos a elaborarlas y publicarlas con vuestro nombre o seudónimo en nuestro Rincón Culinario.

Hoy os proponemos una receta para estupenda y además NO ENGORDA....

Porciones: 16 porciones

Ingredientes:

  • 6 claras
  • 2 huevos
  • 6 yemas
  • 1 cucharada de edulcorante en polvo ( que endulza sin aportar calorías ) apto para calor
  • 1 cucharada de vainilla 150 gramos de leche en polvo descremada 1 cucharada de polvo de hornear

Aclaración. El tamaño de los huevos deben ser grandes para que el rendimiento sea igual.

Preparación:

Enmantecar dos moldes de 24cm de diámetro y forrar el fondo con papel blanco enmantecado.

Mezclar en un bol los huevos con las yemas y la vainilla.
Aparte, poner en el bol de la batidora 6 claras con el edulcorante en polvo.

Llevar a batir hasta que las claras hayan aumentado mucho su volumen y estén bastante firmes.

Incorporar de a poco el resto de los huevos con la vainilla mientras se continúa con el batido. Dejar batiendo unos minutos más y luego retirar. La preparación tiene que haber aumentado mucho su volumen.

Aparte, cernir la leche en polvo con el polvo de hornear y agregárselo en dos veces a la preparación anterior siempre en forma suave y envolvente.

Volcar la mitad de la preparación en cada uno de los moldes y llevarlo a cocinar a un horno bien suave 150º a 160º durante 25 minutos aproximadamente.

Información de interés:

Durante la cocción ir controlando el bizcochuelo para que no se queme. Desmoldarlo enseguida. La cantidad de edulzante natural puede ser aumentada o disminuida de acuerdo al gusto de cada uno. Conviene que lo hagan varias veces para familiarizarse con la preparación y luego ustedes le podrán incorporar otros sabores. Pueden rellenarlo con mermelada de frutillas para diabéticos que se encuentra ingresando a SoloPostres y dirigiéndose a esta dirección http://www.solopostres.com/ver-receta.asp?id=459.

O con cualquier preparación, light, bajas calorías, diet, fat free, reduce fat.